Cita favorita de Eliza...

El mayor descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden cambiar de vida cambiando de actitud (William James)

No somos un país, somos un paisaje.

Grandes Protagonistas, selección y edición de María Elvira Bonilla.

María Mercedes Carranza y Juan Manuel roca.

JMR: yo quisiera empezar hablando del país. De tenemos país, o todo es un paisaje y canto me gustaría preguntarle a María Mercedes Carranza si ese país que uno más o menos intuyo hace algunos años, o alcanzó a ver, existen o ha desaparecido ya.

MMC: está muy buena para empezar alude al verso de Nicanor parra: “creemos será país y apenas somos paisaje”. Me gusta que hablemos del país, Juan Manuel para que entiendan que no hay nada más alejado de una nube que un poeta.

Yo creo que Colombia es uno país. Porque, ¿qué es un país? Es un territorio humano y geográfico que tiene proyectos comunes referentes comunes, formas de relacionarse comunes, tradiciones comunes, y nada de eso existen Colombia. Colombia es una especie de orda de 40 millones de habitantes Baco solidaria, tremendamente y justa y muy violenta. Dicho de otra manera: con tres y medio millones de niños en escuelas 0,11 millones de indigentes, 2 ½ millones de desplazados, el 60% de la población por debajo de los niveles de pobreza, 3000 secuestrados, cuatro millones de desempleados, etc.., ¿puede hablarse de país?

Cada vez más, uno piensa en Colombia como un espejismo. A veces, en la cultura, uno se sentía como pedaleando en una bicicleta estática en la que usted pedalea, pedalea y sigue en el mismo sitio. Pero ahora hay una involución, hay un retroceso en todos los órdenes de la vida nacional. Yo siempre pongo en símil de que somos un país es Sísifo: todos los días subimos la piedra a la cima la vemos caer y hay que empezar de nuevo, una de las veces. Ése no país que usted señala es el país del deshacer de los pasos, de quebrar las pocas tradiciones, del romper con un pasado y de habitar en la nata de la desmemoria. Esa amnesia así que “país” sea una cosa absolutamente inorgánica. Toda esa desarticulación en lo político y, naturalmente, en lo económico, así que nos sintamos habitantes de unas pequeñas islas que no conforman una nación. En este país somos habitantes del limbo pertenecemos a algo que pudo ser y se desvaneció ante nuestra mirada impotente, inoperante. No es que el papel del escritor, del intelectual. Sea el de Casandra, el de registrar únicamente todos los males que su sociedad. Pero si el de su deber no esconder la cabeza y no - perdón por el verbo que pongo –“avestruzarze” y, enterrarla presta como entrevistamos.

Me gustan los de Sísifo. Yo le propongo, Juan Manuel, otra metáfora de lo mismo. Imagino a la administración pública común inmensa estación de ferrocarril en la década mandatario – Presidente, alcalde y demás- llegan y construye su propio vagón: los hay de todos los colores, de diferentes tamaños, de 1,2 o más vistos, y todos, grandes para enlazarse con los otros vagones en diferentes sitios. Total, ese gran tren que sería Colombia es un montón de vagones desarticulados e inútiles: todo un monumento a la forma de cómo ayer y hoy nos gobiernan a los colombianos.

Precisamente hablando de esa cultura de Sísifo me gustaría hacer una aportación para identificarlo de alguna manera. Tiene que ver con la casa donde están, la casa de poesía si se tiene dieciséis años de existencia. En este momento atraviesa una crisis tremenda, la cual la historia podría ser borrada en el sentido de que no tenga continuidad.

Es verdad, en este año la roca comenzó a rodar paraba en este momento está llegando al abismo. Resulta lamentable, como en la casa es una institución modelo en América latina, que ha sido copiada ya por varios países y, además, constituye un esfuerzo de la ciudad. Tenemos el presupuesto secuestrado, y como dice el poeta jotamario: “¡la Madre al que nos libere!”. En General es un problema de sub-desarrollo mental, que aqueja especialmente a nuestra clase dirigente: si fuera inteligente habría construido un país mejor para ella y para el resto de los colombianos. Y por parte de ese arresto de colombianos, el problema es la peste del olvido, que con tanto acierto diagnóstico Gabriel García Márquez en si en años de soledad. Bajo un ejemplo: nos pasamos casi toda la década de los 90 lamentando la apertura económica del gobierno Gaviria, por identificarla con la hecatombe del agro y de la industria nacional. Y ahora elegimos como Presidente a Álvaro Uribe Vélez, un candidato que tiene como severo de la economía al Padre de esa apertura, Rudy Holmes, cerebro con la fórmula equivocada.

Lo que sucede es que al recobrar la memoria después de la peste del olvido, la gente ya no puso la palabra “silla” en una silla si no que la puso en otro lugar: por ejemplo, la palabra “ apertura”, tiene que ver con una cerrazón de la vida del país. La palabra “cultura”, que casi siempre está en la vía este nuestra clase dirigente –qué es una suerte de minoría de edad, de pobre adolescencia -, es como la palabra “libertad” en labios de los carcelarios. La apertura no fue más que una cerrazón. A veces es peor el rescate de una supuesta memoria que la desmemoria total.

Esa Sísifo y los vagones de carga mandatario son el problema. Fíjese, Juan Manuel, como un gobierno llega y crea instituciones “a la lata”, y luego llega otro que las eliminan con similar entusiasmo.

Digamos que hay ahí una minoría de edad de la clase política, es de la clase política menor de edad, los que sufragan o votan por esa clase virgen son aún más. Mire usted el festejo “guerrista” en el que estamos a mí me preocupa mucho ese “ unanimismo” que hay a partir de un hecho tan equívoco, como es un mesianismo de la guerra, y como después que toda retórica de paz del gobierno de Pastrana, ahora viramos a la retórica de la guerra. A todas estas, todos para seamos felices, como si jugaran a “mambrú se fue a la guerra”, como si eso no nos afectará más allá del estribillo: “que dolor, que dolor, que pena”.

Sobre el unanimismo de que usted habla, el país está tan acorralado que cree que con el nuevo Presidente, con Uribe, se le apareció la virgen. La verdad, todos queremos ardientemente que así sea. Aunque yo lo veo más como el joven y de nativo Jehová del antiguo testamento, que como Santa María Uribe Vélez. Y ya que de problemas hablamos, mencione months desde la ausencia de la oposición y de la falta de garantías para ejercerla. A mí me gustaría ver a Horacio Serpa y luchó garzón haciendo oposición de verdad. Preocupar también, y mucho, la creciente y ser independencia del país frente a los estados unidos. ¿Qué tal personas de la corte penal último párrafo internacional? ¿Será que el gobierno aceptará la humillante solicitud del sr Bush?

Esa servidumbre a los estados unidos la quiere expresar a manera de parábola. En algún lugar ley que el Padre del Presidente Uribe Vélez le dijo en una tienda que recibiera el toro de rodillas. Ojalá que no haya quedado amañados comercios o afecta Uribe tierra se iba al tono amenazante del mandato norteamericano de la misma manera: de rodillas, ojalá no acceda al despropósito de firmar acuerdos para que la corte penal internacional no busque a los soldados creen. Confiemos, entonces, que el Sr. Presidente no le sigue acusando a recibir alto de rodillas. Me preocupa la falta de crítica un la intelectualidad colombiano también se ha vuelto una crítica. En esa medida, el intelectual que era un auto outsider a veces híper críticos, ahora en un o Fidel silencios, por el temor o por la autocensura. Pd esto ocurra y crea un estado de mar más. Los medios han creado un espacio en el cual los colombianos vivimos permanentemente aturdidos por el cual el espectáculo: el de la violencia como el de la farándula. Eso ha ido formando ejecutado te falta de crítica y se le sumamos ese plan de estimular las deserciones a través de soplones todo numerado, ni hablar. En un bellísimo libro de ídolos o un poema titulado en 1981 acto en “grandeza roñan” de vigilar, hay un ojo vigilante ansia el individuo controlando tales movimientos. En un país como el nuestro que tiene tanta capacidad de todos los Retorcimiento, y de simulación decía Jorge Gaitán la ¿no se convertirá de la tienda de de restricciones y siete como lo son los desacuerdos de la villa de la pérdida armada últimos el tema del juez y del desplazamiento, María Mercedes de un delito es terrible este nuestra sociedad y de nuestra vida colectiva

Gracias, Juan Manuel, y lo cual el dolor del secuestro de mi Hermano Ramiro. Es más criminal que el asesinato mismo, y el más terrible es el de la indiferencia del estado y de la sociedad ante esas dos atrocidades de nuestra guerra puede acabar con la guerra, y que el diálogo es inútil. Nunca en esta guerra que vivimos va ver un bando ganador. Es una guerra sin heroísmos donde todos vamos a perder. Los bandos en un diálogo, también. Es una necesidad señalarlo aun en medio de la unanimidad que hoy existen. Si la libertad significa algo, es el derecho a decirle los demás lo que no quieren un

En relación a nuestro oficio, que es el oficio de la palabra, Joan Gaspar Manuel, habría que decir que en este momento de crisis sí que es importante en el tema de la cultura. La gente bien a buscar la poesía, tiene a abrir la poesía, y a leer la poesía con un aceptase física. ¿Para qué? Para escapar de la realidad o para conocer mejor la realidad, porque para eso también sirve la poesía. Nuestra clase dirigente, que está genial, considera que la cultura es una de las elites, el cómo locutora es para las elites, entonces “si quieren ver la pintora, kepa llamó para nueva York”. Y para eso la les interesa la cultura. Las clases sociales bajas están más interesadas en las culturas que las altas.

Hoy una falta de interés que toda la clase dirigente por la cultura. En los momentos de crisis, lo primero que hoy entra en la crisis es la palabra “pan” si la gran plaza el pan. Pero precisamente en esta crisis es lo que hace que la palabra se ubica esencia, estamos; Jean darte una manera diletante ni esteticista, si no tenga una búsqueda de esencias. En esa medida que fundamental la cultura y con ella, claro, la literatura, gran exiliada a los méritos. Piensa pero la fracción de gustaba flaubert que me parece cartera a pesar de lo hace que la: “el arte, como el Dios de los caudillos, se alimenta de los holocausto”. Es decir, como en los momentos de crisis es cuando precisamente el arte se vuelve una necesidad imperiosa, y ya no de una manera puramente estética. Así que cuando se señala cultura, cuando se la han ignorado use la secuestrada, cuando ser expulsada al exilio, a un exilio interior a la incapacidad de actuar porque no hay cómo hacerlo, a la imposibilidad ser nada de que la gente actúe, se fraguó

Si, es verdad de que la crisis de la palabra es el primer síntoma de la crisis de la realidad. Si le parece, Juan Manuel terminemos con una elocuente apreciación del saz “cuando se acaban las palabras no quedan más garrotes, incendios y ahorcamientos…”.

BUSCA EMPLEO...

Jobs Around The World

BIENVENIDOS

BIENVENIDOS
El propósito de este blog es compartir con ustedes historias, artículos interesantes que dejaron huella alguna vez…